Puertos de Naves, vega Gorgoberos, pico Michos y valle de Panazal


 Vega Gorgoberos
 Casamata en la cima de los Michos
José Ramón en el valle de Panazal


28/05/2015
Continuo por la zona de Ubiña.

En esta ocasión vamos en busca de los puertos de altura. Junto a José Ramón, nos acercamos hasta San Emiliano. Punto de partida hacia los puertos de Naves, situados a media altura entre la sierra de los Cuérragos y la sierra de los Cuervos.

Serán los primeros pastizales de una serie, que iremos recorriendo a lo largo del día. Superado la collada de los Navares entraremos en la vega de Gorgoberos, otra inmensa pradería con telón de fondo de las Ubiñas.

Un espacio grandioso, plagado de luz, donde la vista se pierde entre montes y montañas.

Cruzando las vegas nos acercamos hasta los Navares y tomamos la arista que nos deposita en la cima de los Michos, una discreta elevación en esta vasta llanura.

Durante su ascenso aparecen ante nuestras vista los alrededores de Casa Mieres con sus vegas y al frente el Pto. la Cubilla con el cercano macizo de la Almagrera.

En la cima de los Michos, restos de nuestra Guerra Civil en forma de casamatas.

Fin del trayecto, hora de volver. Pero no lo haremos por nuestros pasos. Descendemos hasta encontrar las fuentes del arroyo del Puerto para seguir sus aguas hacia el valle del Panazal.

Otro valle? NO!!!! EL PANAZAL!!!!!

José Ramón alucina viendo la anchura y largura de este valle.

Llano, a dos niveles y enmarcado entre altas cimas. Con un manto de nubes en el cielo que nos permite ver perfectamente su profundidad.

Estamos en Babia, lo que nos permite deleitarnos cuanto queramos, pero bien sabemos que no encontraremos una sombra bajo árbol.

Villafeliz, no es punto final. Será preciso cubrir los cinco kilómetros que nos separan de San Emiliano para recuperar el coche.



 Saliendo de San Emiliano

 Valles verdes
 Una pista nos lleva hacia los Puertos de Naves.

 Entrada la los valles

 El ganado subió estos días



Entre las sierras de los Cuérragos, a la izquierda, y la de los Grajos a la derecha. El collado que tenemos al frente será `preciso alcanzarlo.



José Ramón posa junto a los restos de un antiguo recinto para el ganado.
Recordé la visión de este circulo de piedras cuando recorrimos la sierra del los Grajos.

-Así también yo subo!!!!!
Bernardo un ganadero de la zona ha subido a ver sus caballos. Charlaremos durante un rato. Todos tenemos tiempo y ganas de hablar.
Aprovechamos sus conocimientos y le preguntamos nombres de valles y picos.

Hemos accedido a las vegas de Gorgoberos donde pacen los caballos de Bernardo.
Llama la atención las cimas de Ubiñas, la pequeña empastada en la grande y más a la derecha distingo el grupo de cimas de la Almagrera que recorrí hace pocos días.


Como emergiendo en un mar de flores la Almagrera y la Mesa.
Extensas praderías estas de Gorgoberos
Los caballos de Bernardo
Los Navares y el camino que conduce a la Cubilla.

Un nuevo escenario, los puertos donde se encuentra Casa Mieres

Vamos ascendiendo por la cómoda arista de los Michos. Por el sur discurre el arroyo del Puerto, por donde descenderemos. Al frente la cuerda del Cirbanal
Pastizales pa dar y tomar
Elegimos los Michos por ser una cima con muy buenas vistas sobre todo el valle y porque en su cima se encuentran dos casamatas de la Guerra Civil.

Puertos de la Cubilla
En perfecto estado y con unas vistas alucinantes.

Las Ubiñas desde las troneras
José Ramón

El Alto del palo y la arista que se encamina hacia la Almagrera

Parapetos defensivos y entrada de la casamata.
También en perfecto estado

El valle por el que saldremos y el collado de donde venimos.
konicoleando con José Ramón

Alcanzado el arroyo del Puerto, ya solo es cuestión de seguirlo
Entrando en el valle de Panazal
Hoy un minúsculo arroyo

Peña la Cueva, el faro de orientación de este inmenso valle.

Ancho y largo. Con dos niveles que nos indica distintos periodos.
Hemos contemplado praderías durante todo el día. Cuando creíamos haber visto un mar verde desde la cima de los Michos, nos encontramos ahora con este vallle inmenso, tanto en largura como en anchura
Una de las canales que desciende de la peña el Castillo. A su derecha las paredes de las peñas Chicherinos




El terreno esta muy seco, como no llueva, en breve las praderas se agostarán.

Un espino albar, el único árbol del valle.
Hace unos doce o trece años subimos a este valle con nuestro hijo. Lo porteamos en una mochila y cuando llegamos al valle y descubrimos que no había más árbol que este, casi nos da un jamacuco.
Salimos del valle y una pista con fuerte inclinación nos lleva hasta Villafeliz de Babia



6 comentarios:

  1. ¡¡Qué esplendor de naturaleza!!
    La foto de Bernardo el motero-ganadero, no tiene desperdicio y la de dentro de la trinchera con el cuadro de Ubiñas, la dejamos para la reflexión.
    Fotos para enmarcar!!
    Seguro que la habéis disfrutado un montón!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La postura de Bernardo lo dice todo: contemplación, relajo, y tiempo para compartir.
      Cuando lo vimos ascender a ritmo tranquilo y perderse por los valles, pensamos los dos: yo quiero una como esa.

      Saludos Cotoya.

      Eliminar
  2. Preciosas fotos, pero la del espino albar en solitario y las Ubiñas desde la tronera son impresionantes. Saludos...ya estamos de vuelta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenidos, al mundo cotidiano.
      Seguro que se estaba mejor junto al mar, sin ir a trabajar (que es eso?) y sin las obligaciones cotidianas.
      Aún así, bienvenidos de nuevo.

      Saludos Javier, nos vemos.

      Eliminar