La Mesa, la Tesa y la Almagrera


Con mis amigos Javier y Pepa en la cima de la Mesa.
La Mesa, cara este.
Microlagos en los puertos de la Vallota.

09/05/2015
El amigo Ángel Javier cataloga los recorridos por estrellas. Los mejores, los "5 estrellas", son aquellos que se desarrollan por un entorno espectacular, y en la mayoria de los casos acompañados por una meteorología buena.

Yo siempre he pensado que los "5 estrellas" son aquellos en los que al final del día hay ganas y fuerza para apurarse unas Mahou 5 estrellas.

La de hoy es una de esas.

Los Sres. González me invitan a una de sus salidas. Por el entorno de las Ubiñas.

Un recorrido por altos puertos de montaña, y en travesía por las cimas de la Almagrera, la Mesa y la Tesa.

Para ello nos desplazamos hasta Campomanes donde tomamos la estrecha carretera que asciende hasta el Pto. de la Cubilla.

Siguiendo la linde, por pastizales, ascendemos hacia la primera cima del día, peña Tolondra. Desde el inicio, unas vistas espectaculares hacia el macizo de las Ubiñas. Por la vertiente sur, valles con praderas de un verde refulgente se pierden en la lejania.

Alcanzada la peña Tolondra, nuestro camino apenas se despega de la cuerda de montañas. La Almagrera resulta fácil, no siendo factible la Mesa por la arista, lo que nos obliga a un fuerte descenso para atacarla por su cara sur.

Después de esta cima, las restantes ya son practicables. Cabalgamos por sus lomos, dejando a nuestra izquierda los profundos valles asturianos, mientras en la vertiente contraria, ya leonesa, las praderas más próximas nos llaman para ser recorridas.

El Cantu las Planas, se nos muestra como el mejor mirardor de la jornada.

Un último esfuerzo, y alcanzamos la ultima cima de la jornada: La Tesa.

Meta y lugar de descanso de los guerreros, y punto donde nos planteamos la vuelta.

Como atraídos por cantos de sirenas, los puertos de la Vachota han reclamado nuestra atención durante toda la jornada. Es hacia ellos donde vamos, descendiendo directamente desde la cima.

Ruta "5 estrellas" y un brownie. El pastelito serán los prados de la Vachota. A contraluz, plagados de narcisos y salpicados con pequeñas lagunas, los recorremos hasta alcanzar de nuevo el pto. de la Cubilla.

Por supuesto una ruta como esta, no puede terminar sin "tercer tiempo" ante unas Mahou (o similar).


 Peña Tolondra, la primera de la jornada.
 El pto. de la Cubilla.
Los rebaños aún no han subido a los puertos.
Asturias aún conserva las nieblas.
CIMA!!! Peña Tolondra.
Desde ella ya vemos algunas de las cimas que recorreremos.
A nuestras espaldas aparecen las Ubiñas y Vega Candioches.

Macizo de Ubiñas, casi na!!
Seguimos por la linde de piedra.
La Pequeña.
Me refiero a la Ubiña.
Los pastizales de la vertiente sur.

Pepa sobre restos de las explotaciones de almagre





Cercanos a la cima de la Almagrera, la afrontamos por una sencilla canal.


CIMA!!! de la Almagrera.
El grupo de montañas del Cirbanal.

La siguiente es la Mesa. A su derecha los puertos de la Vachota.
La niebla que no quiere levantar.



La Mesa.
Desde esta cara, nos da un aire al Palero.
Majada Vieja.
Abandonamos la arista para buscar en la cara sur la vía normal de ascenso.




Majada Vieja.
Buscando el inicio de ruta



Un ascenso entretenido.
Al fondo el Cirbanal, la Silla y los Estribos.
A punto de alcanzar la....
CIMA!!! de la Mesa.




Con una amplia meseta, propia de una mesa.
Vistas desde la cima oriental.
La Tesa, donde concluye nuestro periplo.

Descenso.

Cara este de la Mesa.


Seguimos por la linde.

CIMA!!! del Cantu las Planas.
Un mirador de todo el macizo de las Ubinas, y de las montañas que hoy recorremos.






Encuentro inesperado.
Un joven rebeco llama nuestra atención. Por motivos que desconocemos, se ha separado de su madre y busca en nosotros la necesidad de afecto y protección (Impronta)

No podemos resistirnos a acariciarlo y fotografiarlo.

El animal pretende seguirnos y se coloca entre nuestras piernas. Un acto aprendido y que más tarde veremos realiza cuando su madre vuelve en su búsqueda y lo traslada hacia otra zona.



Impresionante
 -El último paga las cañas.....

CIMA!!! de la Tesa.

Las Tres Marías
El valle del Huerna
 Konicoleando

La Mesa y peñón de Vachalampo.
Majadas de El Cheu.


Cortejo a tres.
Ascendemos a los prados de la Vachota.
Los valles muestran profundidad
Inmensos pastizales.

La guinda que remata el pastel.
Narcisos.



Alcanzamos la pista que nos lleva de vuelta al pto. de la Cubilla



Relacionados:

REPORTAJE DE MONTAÑA LEONESA El blog de Ángel Javier

13 comentarios:

  1. Impresionante por su belleza esta ruta, aparte de ese encuentro tan.. emocional, que suerte habeis tenido.
    y que envidia me dais...en el blog de tus compañeros, se te ve Konicoleando con ese pequeñin del todo feliz jajajja.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que esto es como un bloque de vecinos. Las noticias corren, mejor vuelan.
      Si que me gusto acariciar al rebequín. Pero más me gusto caminar por los prados de la Vachota.

      Saludos Sanclagones.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada Jose, que esperábamos ansiosos desde que vimos ayer la de Javier y Pepa.
    Una zona y unas cumbres que conocemos bien y que verlas ahora, con tanta primavera nos resulta muy gratificante.
    Increíble el encuentro con la cría, vaya experiencia!! Nos morimos de envidia!!
    De la "orgía sapera" que presenciasteis ya no tenemos tanta envidia, pero resulta igualmente sorprendente, jajaja.
    Estupenda entrada. Un fuerte abrazo!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día resulto espléndido las praderas estaban con un punto de verdor insuperable. Es más, esta mañana he subido a la Ubina pequeña desde Casa Mieres y no tenían el mismo color. El calor de estos dos días apagó el color.

      Saludos Cotoya

      Eliminar
  3. Te digo lo mismo que a Javier, una ruta preciosa y esta vez lo digo porque la conozco. Lo del rebeco una pasada, que preciosidad. Pero a mi, me encanta la foto del "cortejo a tres", je.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sapos estaban en el prao y se iban desplazando hacia el arroyo. El mas grande se desplazaba con mucho esfuerzo y un par de veces rodó por la pradera. Pero los de arriba erre que erre, amarrados como la mona de Tarzán.

      Saludos Javi.

      Eliminar
  4. Vaya preciosidad de paisajes. Impresionante. El rebeco precioso y los sapos impactantes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos mucha suerte con el día. Como he comentado las praderas estaban increíbles.
      Y con respecto a los bichos, el jueves hice una ruta por bosque, praderas, cimas, y no vi nada de nada. Fue suerte.

      Saludos José.

      Eliminar
    2. Lo cuento en general, pero en particular a ti que tienes pasión por las aves.
      Cuando estaba en la cima de la Almagrera, vi como venía un pájaro volando. Era un precioso ejemplar de treparriscos, que pude ver perfectamente ya que paso sobre mi y continuó vuelo.
      Que preciosidad.
      Más tarde vi otro en la pared de la Mesa, intenté sacar una foto pero ya no lo pude localizar.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Todo lo anterior y además más precioso todavía!!! las fotos, el paisaje y sobre todo ese rebequín que en mi vida he visto cosa más guapa. Qué bien que las cosas salgan así, un día para no olvidar. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final lo titularemos "el día del rebequín" y acabaremos olvidando los impresionantes paredones de la Mesa.

      Saludos Paloma

      Eliminar
  6. Pepe...un placer deleitarnos con tus imágenes y comentarios. Te enlazo si te parece. Pusiste la foto de los sapos pero te falto la del juego de la rana jeje. Saludos y hasta la próxima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La del juego de la rana hubiera quedado movida. Mi pulso en ese momento estaría como mi mente, turbio.
      Yo hago lo propio.
      Saludos Javier.

      Eliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog