León: La Vieja Negrilla



Vieja negrilla toma nombre de un gran árbol que había en el pueblo del autor.

Recuerda Amancio González que esta obra suya se creó "para que los niños pudieran subirse a ella y jugar como hacia yo de pequeño con la vieja negrilla de mi pueblo".

Y es que en León a los olmos siempre se les llamó negrillos. Algunos de ellos, los más grandes se les llamaban negrillas o negrillones (el Negrillón de Boñar).

La Vieja Negrilla (la actual, que la originaria se realizó en hormigón y un fitipaldi se encargó de destrozar) permite que entremos en su regazo, mientras que su brazo izquierdo se posa en el suelo como una raíz que intenta aferrarse a la tierra.


La curiosidad se apoderó de nosotros y nos lanzo hacia Villahibiera, el pueblo de Amancio González, en busca de los restos de la vieja negrilla donde jugaba.

En la parte alta del pueblo junto junto a la iglesia de SanTirso, con cabecera románica y una hermosa torre con campanario de piedra y ladrillo, reposa el esqueleto de lo que fue un olmo imponente y que la gente del pueblo llama "La Negrilla".

 "La Vieja Negrilla"

 Iglesia de San Tirso siglo XII. Solo cabecera y campanario son de factura románica.


Villahibiera se sitúa en la margen izquierda del Esla, sin llegar a tocarlo. No ocurre lo mismo con el río Corcos que se acerca a él por sus casas del norte.

Y siguiendo su cauce nos topamos con El Puente Blanco de Villahibiera.

Un gran puente construido sobre las aguas del río Esla, hace 200 años, para unir los pueblos de Villahibiera con el de Cifuentes de Rueda.

Una desgracia tuvo que suponer para las gentes que construyeron el puente, que al finalizar la obra, un deshielo repentino de las nieves de Peñacorada originara la modificación del cauce del Esla, y la fatalidad de volver a dejarles separados.

Hoy El Puente Blanco (nombre dado por el color blanquecino de la argamasa que une sus piedras), mejor dicho, lo que perdura del que fue un colosal puente, ve pasar por una de sus arcadas a un pizpireto río Corcos.

Y todo en medio de una gran chopera que lo oculta.




Río Corcos




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada