Avutardas





4/03/2017
La protección cumple con su misión, y las avutardas (Otis tarda) aumentan sus efectivos.

En España, la avutarda sufrió una enorme disminución poblacional entre 1960 y 1980 y por ello esta especie pasó a ser incluida en la lista roja. Una orden de 26 de junio de 1981 prohibió su caza.

Desde entonces las avutardas campean sabiéndose más protegidas que los papeles del Pentágono.

Unas fotos mientras recorremos las llanuras de Villafáfila, camino de Otero de Sariegos.

Momentos de espera al atardecer, cuando llegan los grupos de aves a descansar a la Laguna Grande en busca de la protección del agua. Momentos en los que nos contamos historias leídas sobre los distintos métodos que los furtivos utilizaban para la caza de la avutarda: orzuelo .-caja en suelo, con puertas abatibles de cierre, donde el ave caía al paso,  alzapié.- lazo amarrado a una vara, que se tensaba al engancharse la pata, quedando la avutarda colgada, a la mancada.- consistente en atrapar a los pollos cuando son pequeños para cortarles la punta del ala y dejarlos al momento con madre para que crezca hasta alcanzar un buen peso, en cuyo momento y al no poder volar resultaba fácil atraparlo, o los originales anzuelos cebados con garbanzos y anclados al suelo, con los que el ave quedaba atrapada por el sedal.

Con estos métodos se entiende perfectamente el miedo ancestral que las avutardas arrastran y que las hace emprender huida nada más que salimos del coche.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada