Montes de Peñalaza: Carbona y Laza


CIMA  de Peña Laza

12/01/2017
En Peña Laza se habían ido juntando milicianos supervivientes de los combates de Aralla, Peña Ubiña, Pola de Gordón, Villamanín, Sierra del Cueto, los Celleros y Perruca o Pico del Moro. Estos milicianos, entre los que se encontraban vascos procedentes del frente de Santander, habrían resistido ferozmente los ataques en la peña y al ser derrotados muchos de ellos habrían sido fusilados a los pies de la montaña.

«En el pueblo de Busdongo, todos miraban al cielo. Las peñas de Peña Laza estaban que echaban fuego ».

La peña fue objeto de duros bombardeos por parte de la aviación rebelde y al día siguiente «los facciosos después de dura lucha, tomaron Peña Laza (oficialmente el 14 de octubre de 1937).

El general Aranda, que mandaba las tropas franquistas en la zona, advirtió en las vísperas de aquel episodio: «Vamos a tomar Peña Laza y no quiero prisioneros».

La derrota republicana en el frente norte fue decisiva para la victoria final de los sublevados.

Eliminado este reducto, Franco se pudo centrar en el acoso a Madrid y el frente de Aragón y además sumó a los recursos agrarios que ya controlaba en la provincia, la riqueza minera.

Antes de entrar en el valle de la Tercia, realizo una parada técnica en el Ezequiel, cuna de la gastronomía pantagruélica -a saber de las dificultades planteadas para terminar la rosca de sartén, que me sirvieron como tapa, en el café (y aún quedaba la pasta)-.

Amanece mientras me calzo las botas. Una pista a la entrada de San Martín me ayuda a ganar altura entre prados de siega, para alcanzar las estribaciones de los Montes de Peñalaza. 

Como una meseta se alzan sobre el valle de la Tercia. Los trescientos metros de desnivel que he de superar para alcanzar dicha meseta me hacen resoplar por momentos.

Alcanzado el altiplano es cuestión de seguir el pequeño sendero que va cruzando las pequeñas praderías que quedan encerradas entre roquedos.

Cima con vistas al valle de Villamanín, Casares y Pajares.

Peña Carbona (a cuento de qué vendrá ese nombre) se sitúa al otro extremo del altiplano. Por ello he de volver a recorrer una parte del recorrido realizado. 

Una casi imperceptible traza me lleva hacia la cumbre, aunque la abandono por momentos en busca de la arista que me ofrezca mejores vistas.

Cerca de la cima, la arista se afina antes de alcanzar la cumbre.

El frente polar esta viniendo. Un viento helador me obliga a abrigarme y protegerme. Pero las nubes no cubren la zona y me permiten tener una imagen estupenda de las cimas del macizo de la Ubiñas.

Relax, easy-going en la cima. Miro el reloj y me doy cuenta que si quiero llegar a casa a comer, tengo que empezar a bajar.

Las fotos en Google+


Otro día por Peñalaza


Por el valle de la Tercia.
San Martín de la Tercia.


Las montañas del valle de Casares.




Los Montes de Peñalaza.








Las Marías.




Valle de la Tercia con la Peña de la Caleal y las montañas de Casares.




Los pequeños valles aprisionados entre rodales de roca, que hay en la meseta de los Montes de Peñalaza.




















CIMA!!!
Valle de Villamanín.












Peña Carbona y el Puerto de Pajares.








Vista atrás.


CIMA!!! de la Carbona.






Easy-going
La bajada.






Iglesia de San Martín de la Tercia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario