Las Bodas




25/06/2016
Junto con nuestros amigos Cristina y Fernando nos acercamos hasta Las Bodas. Este pequeño pueblo de montaña, situado en las proximidades de Boñar, alberga el hórreo que detenta ser el agüelo de todos los hórreos de Epaña.

A pesar de estar declarado BIC (Bien de Interes Cultural) no vemos por los alrededores, ni dentro del pueblo ningún cartel que nos indique su presencia. Por ello pasamos de largo sin toparnos con él. Más no importa, ya que el pequeño paseo por la carretera nos da pie para conocer el precioso valle donde se asienta el pueblo.

Junto al lavadero un amable vecino (el único que vemos en todo el pueblo) nos indica donde se encuentra.

De pequeño tamaño. Compacto. Llama al momento nuestra atención la disposición horizontal de los tablones de madera, al estilo de los viejos graneros centroeuropeos, y diferente a la disposición vertical en los hórreos asturianos.

Soportado sobre ocho pegollos (nombre que se le da al pie en los hórreos asturianos) las tablas van ensambladas en los extremos sin ningún tipo de punta ni tornillo.

Lo que no habrá visto este hórreo en sus 300 ó 400 años de antigüedad. Los niños jugarían entre sus pies, los monjes (perteneció a una comunidad) pasearían a su alrededor y algunos enamorados se acurrucarían a su sombra. Hoy nosotros "turistirones" nos subimos a él para hacernos una foto.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada