Peñas de Liegos




16/05/2016
Los hayedos de nuevo tienen hojas.

Me percato mientras conduzco hacia Burón, punto de encuentro con el Caleyero Cienfuegos.

Una ruta por las Peñas de Liegos, compartiendo el día con un amigo que el universo internet me ha presentado de manera virtual, pero no real.

Próximo al momento del encuentro surge la duda: congeniaremos, fluirá la conversación o tendremos que mirar hacia las nubes??? habrá psicópatas montañeros??? puede ser un tío normal apodándose Cienfuegos??? (y tu que te haces llamar konico te lo planteas)

Un apretón de manos, una sonrisa y una agradable sensación de camaradería durante el resto de la jornada.

Dejamos nuestros coches a la entrada de Liegos. Desde la plaza del pueblo vislumbramos el pequeño macizo de las Peñas de Liegos. Un grupo de montañas poco conocido al encontrarse eclipsado en medio de objetivos montañeros más conocidos como el Yordas, Ten o los Mampodres, macizo este último con el que comparte nombre en dos de sus picos.

Con amena charla, avanzamos entre prados hacia el paraje de La Hoz, estrechamiento por el que nos metemos de lleno en el primer hayedo. Todo se encuentra nuevo, como recién estrenado: las hojas de las hayas, el verdor de las praderas o los arroyos que descienden pletóricos.

La arboleda llega casi hasta la collada de la Hoz, la inflexión que nos acerca a dos de las primeras cimas que alcanzaremos a lo largo del día: Peña la Vistuela y Peña las Canales. La primera ofrece estupendas vistas al valle del San Pelayo, que desde esta altura aparece inmenso y protegido por la cuerda de montañas entre el Yordas, Peña Cabeza y Llerenes. La segunda, Peña Vistuela es un mirador al valle del Esla y a Picos.

Volvemos sobre nuestros pasos y ascendemos a la tercera cima: Peña Prieta, cumbre que comparte nombre con la afanada palentina y que nos muestra la verdadera visión de la arista de la Peña de la Cruz, el plato fuerte de la jornada.

Una vira horizontal bajo los cantiles de la Peña Cruz nos lleva al collado de Tejedo y a la cima del mismo nombre.

La arista por la que subimos se muestra tensa y continua, haciéndonos resoplar y parar para tomar aliento. Es cuando vemos como el valle a nuestras espaldas se va hundiendo.

Antes de alcanzar la cima, encontramos una soberbia cruz de madera que mira al valle. 

Un último tramo de arista y alcanzamos la cima de Peña de la Cruz, la cima principal, no así la más alta, que corresponde a la Peña del Mediodía, el pináculosituado a final de la línea de cumbres que cierra el circo de Recabiello.

Esta cima nos ofrece la vista de un nuevo valle, el de Llorada. Otro pequeño tesoro escondido entre montes y relegado bajo el gran manto del de San Pelayo.

Las dos últimas cimas, la de Recabiello y Pico Mediodía, antes del almuerzo. Con vistas al circo de Recabiello y bajo la sombra de las antenas que afean el paraje.

En el circo del Recabiello volvemos a sentir la fuerza de la primavera, del verdor de los pastos y los arroyos que abandonan el cauce para refrescar los campos.

Y como guinda final, un nuevo hayedo. Nuestro camino discurre por medio de un bosque que tamiza la luz y confiere un tono elfiano.

-Una caña?
-O dos!!!!


Las fotos en Google+ (Para verlas con mayor calidad)


Liegos, con su fuente de los cuatro caños.

Una espléndida mañana y todo un día para caminar. Semos afortunados!!!  
La Hoz








Superamos el hayedo. Los bosques están formidables.
Collada de la Hoz
Las primeras cimas de la jornada: Peña de las Canales y Peña Vistuela.
El Caleyeru en la cima de Pena Vistuela.
Yordas, Peña Cabeza y el valle de San Pelayo.
La cola del embalse de Riaño.
El valle de San Pelayo cruzado por la pista que comunica Liegos con Lois.
La más alejada la Peña de la Cruz.
Peña Prieta.
En la cima de Peña las Canales.


Desde la cima de Peñas Prietas.
La Peña de la Cruz y a la derecha la discreta Peña Tejedo.

Cima de Peña Tejedo y el circo de Recabiello.





Burón, Liegos, Lario y Polvoredo.

La pirámide cimera de la Peña de la Cruz



Algo más allá.

MIB (Men In Black)
En la espalda de Javier el valle de Llorada.

Valle de Llorada.









El Yordas y Peña Cabeza.
Cima del Pico Mediodía y el circo de Recabiello.
Peña Cabeza


Circo de Recabiello.






Liegos.

10 comentarios:

  1. Guapo repor en un espléndido día de esos que vamos necesitando. El modelado glaciar ha hecho en esos valles verdaderas maravillas. Lo del color conjuntado...total!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En León también hemos tenido nuestra ración de nubes y agua. A ver si el sol decide quedarse de continuo.

      Saludos Paloma.

      Eliminar
  2. Menudo día de monte, ¿pero existe ese cielo azul? Hace semanas que no tengo la oportunidad de salir con ese tiempo, grrr!. Cuántos recuerdos me trae esta ruta, el año pasado hice una en solitario muy parecida. Del paisaje, qué decir, es impresionante y más con ese día que tuvisteis. Me alegra que os hayáis conocido tan grandes montañeros como buena gente. Un fuerte abrazo para los dos hombres de negro (ja,ja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El diseño del recorrido es una copia del de AJ y el tuyo con una pincelada final del Caleyero, y claro que vimos tu reportaje. Pero mejor subir por la arista, que no tener que descenderla como te tocó a ti.

      Saludos Victor.

      Eliminar
  3. Compruebo que disfrutaste de una buena jornada de montaña con Javi. Las peñas de Liegos no defraudan. Cuanto me gusta ese entorno!. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que la idea de hacer esas peñas me la metiste tu. Cómo estaban los hayedos!!!!!

      Saludos Ángel Javier.

      Eliminar
  4. Seguro que lo has pasado en grande!!!
    Un terreno con un poco de todo y con ese precioso hayedo que le habrá encantado fotografiar a Javi!!
    Seguro que es la primera de muchas salidas juntos!!
    SALUDOS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cienfuegos y yo hacia mucho que hablamos de quedar. Pero ya he comentado más veces que esto de las quedadas habéis puesto puesto el embrión vosotros.

      Saludos Cotoyas.

      Eliminar
  5. Estupendo reportaje con una estupenda fotografía (¿que te voy yo a enseñar de foto, Pepe?) de una, mejor aún jornada. La ruta fue sin duda espectacular. El día acompañó, desde luego, pero esa arista es una gozada cabalgarla, aunque lo mejor fue la compañía. Un placer habernos puesto cara por fin. Habrá que repetir.
    Un saludo
    PD: me encanta lo de MIB, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que fue una jornada realmente buena.
      Ya era hora que nos conociéramos.
      Y claro que tendremos que repetir. Por tu tierra y de paso me das unas teóricas de como beber sidra.

      Saludos Javi.

      Eliminar