Ruta de Las Ermitas PRC - LE 57



28/03/2016
Devoción o envidia? 

Cómo un pequeño valle puede tener tal concentración de ermitas e iglesias? 

Un arranque de espiritualidad colectiva que llevó a los habitantes de estas tierras a sembrar sus feudos de Casas Del Señor, o tal vez los celos al ver como los vecinos levantaban esos santuarios.

De una u otra, cuando nos adentramos entre Boñar y Sabero, no deja de sorprendernos la cantidad de ermitas e iglesias que puede contener este pequeño valle.

Esto mismo y la singularidad del paisaje ha llevado al Ayuntamiento de Boñar a marcar y unir por caminos tradicionales Grandoso, Llama de Colle y Felechas,  y dar forma al que ahora se presenta como PRC - LE 57 "Las Ermitas".

Una ruta vespertina. Apostando por esa predicción que asegura que a media tarde cesa la lluvia y comienzan los claros. 

Pero al aparcar en Felechas, creemos que la previsión no será muy acertada. 

Bajo una ligera lluvia comenzamos a caminar junto a la la iglesia de San Martín de Tours. Rodeada de casas, y en distinto plano, nos permite su contemplación aunque no sea el día más apropiado.

El sendero pasa junto a ella. Un balizaje en perfecto estado, que nos permite disfrutar del paisaje, sin temor a perder el camino.

La tarde continua triste, apagada. El valle cubierto con nubes bajas, apenas nos permite ver Llama de Colle. Realizamos el recorrido en sentido contrario a las agujas del reloj, adentrándonos (por camino y un pequeño tramo por carretera) hacia una zona de praderías.

Un collado, nuevas praderas que rezuman humedad, y sin apenas darnos cuenta alcanzamos las estribaciones de Grandoso.

Y en el alto, la ermita de la Encarnación. Sobre un montículo, como el pastor que guarda el rebaño.

Un nuevo chaparrón nos desanima a bajar hasta el pueblo (seguro que no ha un bar).

El camino que lleva a Llama guarda un tesoro natural: el encinar de Grandoso. Y en su interior, algunos ejemplares que sorprenden por su tamaño.

La iglesia de San Vicente Mártir ya la conocíamos de acercarnos hasta sus laderas para recoger fósiles. Hoy San Vicente se nos muestra como el faro que guía nuestros pasos hacia Llama de Colle.

Llama de Colle. Un pueblo, dos barrios y desde hace algún tiempo ningún bar (solo una casa de turismo rural que no ofrece servicio más que con reserva).

Buenas vistas y buen lugar para platicar con los vecinos ahora que comienza a despejar.

El valle es devoto, pero Llama de Colle lo es aún más. En la ladera norte del promontorio donde se asienta San Vicente, se encuentra la ermita de San Ramón Nonato.

Las marcas amarillas y blancas nos guían por el centro del pueblo. Poco camino queda para cerrar el círculo. Más una nueva sorpresa nos espera en Felechas; los hórreos de Felechas. 

Tres hórreos con sus particularidades (Más de cuatro pegollos en cada construcción) y alguna rehabilitación un poco a la remanguillé.

Tres hórreos, pero ningún bar.



Ficha de la ruta

Itinerario: Felechas - las Cuevas - el Valle - Grandoso - encinar de Grandoso - Llama de Colle - Felechas.
Fecha de realización: Lunes 28/03/2016
Punto de partida y llegada: Felechas
Tipo de recorrido: Circular
Distancia desde León: 59 km
Cota: mínima:  m – máxima:  m
Desnivel aproximado: 100 (según indicación del PRC
Distancia a recorrer:  10,5 km
Tiempo invertido: 2,5 horas

Mapas:  Hoja nº 104 del IGN 1:50.000


San Martín de Tours. Siglo XXI. Altiva espadaña y pórtico en el muro sur.



El Valle de Llama de Colle por el que más tarde pasaremos.




Perfectamente balizado.
Llama de Colle y la Iglesia de San Vicente Mártir. 






Un pequeño barranco que contiene las aguas del arroyo Cabanillas.
Ermita de la Encarnación. Siglo XIII. Espadaña, pórtico y situación privilegiada respecto a Grandoso.










Encinar de Grandoso.




Iglesia de San Vicente Mártir. Siglo XVI.
Mirador excepcional de Llama de Colle.




Ermita de San Ramón Nonato. Siglo XIX.


Caminando por Felechas
Cerrando el círculo.. De nuevo en San Martín de Tours.
y los hórreos de Felechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada