Búho chico




Los búhos chicos comienzan a incubar desde la puesta del primer huevo. Por ello encontramos tanta diferencia de tamaño entre los pollos de este nido.

Mientras sus hermanos duermen, o esconden la cabeza para no ser vistos, el primerizo mira al fotógrafo con temor o tal vez con curiosidad.

Llama poderosamente la atención el tamaño y el color de sus ojos, lo que provoca una mirada penetrante.

Ocupando un antiguo nido de urraca, este cazador nocturno, prefiere los bosquetes isla a los arbolados extensos.

Muy frecuente en nuestro territorio.

Nota: las fotos se realizaron en un día de temperatura muy templada, sin viento y con mucha celeridad. Y por supuesto sin tocarlos.






 El sueño vence a la curiosidad.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Paloma.
      Fíjate que están sacadas con el móvil.

      Saludos Paloma.

      Eliminar
  2. Que nido más chulo, una pasada de bichos ya desde pequeñitos. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán.
      Al búho chico adulto solo lo he visto en vuelo. Y eso que sabemos donde están, pero preferimos no molestar mucho.

      Saludos.

      Eliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog