Las fuentes de León: Fuente de Neptuno



Un acto tan cotidiano como abrir el grifo para lavarnos las manos, los dientes, coger agua para cocinar, o algo tan importante como tirar de la cisterna, no era tan sencillo hasta hace relativamente pocos años.

Los chiquillos y las amas de casa eran los responsables de acercar el agua hasta a la casa desde las fuentes. Para los que se lo pudieran permitir estaban los aguadores. Pero antes fue necesario crear esas fuentes.

Carlos III da un impulso en la modernización y urbanización de las ciudades españolas. Será a finales del siglo XVIII cuando en León comienza a levantarse una serie de fuentes con el siguiente lema: "EL COMUN DE LOS VECINOS DE LEON POR LA SALUD PUBLICA Y ADORNO DE LA CIUDAD".

Hoy la finalidad de estas fuentes, ha quedado reducida a la mera decoración de la ciudad. La de Neptuno, tal vez la más monumental, fue sobre todo la más viajera. Después de ser montada en varias plazas de la ciudad, encontró en el espléndido jardín de San Francisco su lugar.

Aparece en 1.789, en la plaza de la Catedral, delante de la fachada de la puerta oeste. Con un estilo neoclasico, representa al dios Neptuno que se encuentra sentado sobre un delfín. La parte inferior posee tres tritones (dioses mensajeros de las profundidades, con torso de humano y cola de pez) que sujetan unos gansos para ofrecer al dios Neptuno.

En armonía con  los tres tritones, la fuente dispone de tres caños que vierten sus agua sobre peanas en forma de concha.

En 1.913 la fuente se retira de la plaza de la Catedral, argumentando que impedía contemplar la grandiosidad de esta. Será en 1.931 cuando se vuelve a montar en la Plaza Mayor, donde permanecerá hasta 1.943, fecha en la que vuelve a ser desmontada para ser trasladada a un depósito municipal.

Por fin, en 1.949 se decide emplazar la fuente de Neptuno en el que será su lugar definitivo, el parque de San Francisco.

Bajo el agua de la lluvia de esta triste y apagada mañana de otoño recorro los jardines y plazas que contienen las imponentes fuentes que perdieron hace tiempo su función originaria, por otra estética para "EL DISFRUTE DE LOS VECINOS DE LEON".






Tritones, jovenzuelos y regordetes.























Parque de San Francisco



1 comentario: