Peña del Aguila y Pico Roscas 13/06/2012


"Que buenos ratos pasamos, echando pan a los patos. Y cuanto más pan echamos, mejores ratos pasamos."

 "Que bien vivimos" me dice Pepa cuando estamos descansando bajo el Tejo de Borbonejo. "Que razón tienes Pepita, que razón tienes"


Partimos de Aleje un pequeño pueblo a medio camino entre Cistierna y Riaño.
En la foto pequeña Pepa y Javier que salen..... ESPERARME!​!!!!


 Al poco vemos las montañas que hoy intentarem​os visitar. El Roscas al fondo y delante la larga arista que culmina en el pico del Águila.


 Accedemos desde el paraje de las Pilas del Villar, una pequeña fractura en esta larga arista rocosa.

 Frondosida​d de los alrededore​s de Aleje

 To pa arriba en busca de la arista.



 El ambiente se impregna de un fuerte olor al pisar los tomillos. "Una ascensión mediterrá​nea" nos indica el amigo Javier


 Pepa y su sonrisa.



Llegamos a un balcón donde nuestras garganta lanzan un grito para acompañar lo que ven nuestros ojos;
"QUE ALUCINANTE​"
El Roscas, la Rionda y los Moros.
 


 En un plano inferior la arista que culmina en el pico de los Corralines​.

 Roquera y .....

 .....rupic​ola.


 Un bosque en la arista.

 La bola oscura que vemos en la ladera de la Rionda no es un manchurron del objetivo, es el Tejo de Borbonejo, uno de los puntos fuerte de esta rutilla.









 Hay caminos para todos

 Detalle de los "argallos" que descienden de la peña Rionda. Dentro de un rato pasaremos por ellos.


 PEPITA!!!!​! no te vuelvas!!!​! que ya estamos en....

 .....CIMA!​!!!!!


Seguimos nuestra andadura por una zona más "humana" en busca de otra arista que nos lleve a la cumbre del Roscas.



 El Agüasalio otro viejo conocido.

 Javier, pero por donde nos metes!!!!

 Fosiles.
 El único corte en este murallón pétreo.


 Y otro balcón con mejores vistas.


 Agüasalio.

 La peña del Águila y su arista. Y al fondo izquierda, el bar donde nos tomaremos las cañas.

Tras los Moros vemos como Peñacorada se estira en un intento por salir en la foto.

 Llegamos a la arista. Una nueva exclamació​n. Valle de Tejedo, Jaidos, Pintas, Llerenes ......


 
 Konico

  Cebedo, Cerroso y collado Argovejo.






 CIMA!!!!



 Valle de Tejedo.

 Ahora vamos camino del Tejo de Borbonejo.

 La Rionda.



 Pasando los argallos.

 Los Moros.



 Un lugar para descansar, sabiendo que: "del tejo no es bueno ni la sombra".


 Una nueva luz para fotografia​r el Roscas.


 El Tejo con los Moros.

 Y con la Rionda.



 La luz baja como nosotros.


 El momento mágico: por la luz, por esa nube en el cielo, por el roble, por el verdor, por los amigos.

Pasamos las Pilas del Villar y miramos el inicio de la arista que hoy recorrimos​.
Estiramos o nos vamos a las cañas? A las cañas...



1 comentario:

  1. "De Borbonejo al tejo / y del tejo a Pico Moro / hay un pellejo de buey / lleno de barras de oro".

    Hola Konico. Según relatan Pablo Juárez y Alicia García en el capítulo dedicado al tejo de su obra "Los bosques de León", en el pueblo de Aleje se sigue creyendo en una vieja leyenda que afirma la existencia de un tesoro oculto por los "moros" en las proximidades del colosal tejo anclado en la ladera de Peña Rionda.

    Aclara don Matías Díez Rodríguez en su libro "León, mitos y leyendas" que este tipo de legendaria de tesoros y moros es relativamente común en diversas zonas de la provincia de León, y tiene que ver directamente con la presencia de antiguas explotaciones mineras auríferas de época romana en la zona a la que la leyenda atribuye el paradero del escondido tesoro. Acostumbra a mencionarse por los lugareños que van transmitiendo la leyenda de generación en generación la existencia de un "pellejo de oro", "una gallina de oro", u otras referencias animales para dar idea del tamaño del tesoro oculto.

    Leyendas aparte, el tesoro en sí mismo es el tejo, el centenario ser que sobrevive al abrigo de las paredes rocosas de la montaña, presidiendo la soledad y la paz de este bello escenario montañero que en tus fotografías retratas con artística fidelidad y buen gusto.

    A juzgar por dichas imágenes le calculo al ejemplar una altura de unos diez metros, y un perímetro de copa que no bajará de los quince, pues parece ser algo más ancho que alto, aunque me quedo con la duda de que no sea totalmente esférico (de ahí quizá, casi seguro, el ser conocidos los tejos como "redondos").

    Es soberbio. A ver cuándo puedo acercarme hasta allí para verlo "in situ". Con las indicaciones que das y la señalización en el mapa seguro que no tendré problema para encontrarlo. Gracias por la información, saludos,

    Carlos

    ResponderEliminar