Las Tres Marías y peña Ortegal




06/06/2012
 
Las Tres Marías, las cimas más emblemáticas del valle de Casares de Arbas.
 
Pero es desde el valle de Villamanín donde la vista de las cimas resulta más espectacular, tres cimas puntiagudas y muy cercanas. En el propio valle de Arbas las Marías no llaman tan poderosamente la atención, salvo por su cara norte, donde la primera María (El Palero) se yergue poderosamente como cualquiera de las Torres del Paine.
 
Las Tres Marías, que en mis tiempos jóvenes las denominamos, María Emilia, María Eugenia y María Laura, cuyas cimas individuales se denominan, Palero, la más baja, María de En medio la segunda y María de los Corros la tercera.
 
Un recorrido duro para una larga tarde de primavera, junto a los amigos Ángel Javier y Pepa.
 
Y como remate final, el ascenso de la llamada cuarta María, la peña Ortegal, que más que para hacer récord, fue para descender por las suave ladera norte de esta cima y poder contemplar la ostentosidad de las caras norte de dichos picos. 
 
 
Partimos de Casares de Arbas

A nuestra derecha la caliza de la sierra de las Cangas.


Y a la izquierda el no menos impresionante espolón de la Barragana.
Algo más alejada la Meloita.

El embalse de Casares hasta arriba.



Bajo un cielo amenazador, Javier busca el camino de subida.


Contraste entre las paredes verticales de la cara norte y las laderas de la sur.


Un ascenso aéreo, sencillo pero sin distracciones.

Buscando la arista.

Caídas a plomo. El refugio por el que pasaremos al descenso.


Cima de la primera María (El Palero).

Las Ubiñas.


Sonrientes.

Los precipicios de la cara oeste, nos obligan a descender por la ruta de ascenso.


Para evitar perder mucha altura, realizamos un flanqueo que nos lleve a la zona intermedia entre la primera y la segunda.

Los paredones de la cara oeste del Palero miniaturizan a mis amigos.


Con el Cueto Negro como fondo.

A punto de entrar en la canal que nos permite el ascenso a la segunda María, con un soberbio Palero.
 

Hito en la cima de la segunda María. Con diferencia la que presenta mejores vistas de las otras cimas.


Continuamos. El descenso al collado intermedio es factible por la arista oeste.

Y desde este collado, nos colamos por empinados campos a la cara norte.

donde con poco esfuerzo alcanzamos la cima de la tercera María, La de los Corros.



La arista por la que hemos descendido de la segunda María, se muestra terrorífica y vertiginosa. Algo visual pero no real, ya que el descenso es de lo más sencillo.

Resto de montañas de esta cuerda, alto de la Brazosa, Barragana y Meloita.





El último tramo de arista antes de llegar a la cuarta María.

Peña Ortegal. Pepita está contenta!!!!!

El descenso por la vertiente norte de las Marías, por el estrecho valle que recorre el arroyo Casares. Con unas imágenes muy espectaculares del Palero.

Y del macizo del Cirbanal.








No hay comentarios:

Publicar un comentario