Pico Cerroso y peña Verde


Solo y con nieve no es una buena combinación. Si a esto le añadimos la niebla forma el trio perfecto para tomarse un café en algún bar, si estuviera abierto, y darse la vuelta a casa.

Pero ya que estoy en Remolina, decido caminar por la pista que lleva al collado Levanto, una entrada al pequeño macizo del pico Cerroso.

Darle la denominación de macizo al Cerroso, resulta demasiado pretencioso para unas montañas de una altitud tan modesta.

Son las montañas que descubrí desde la cima de Peñaverada y que hoy pretendo ascender.

Afortunadamente, para mi, la niebla se disipa antes de llegar al collado y un cielo límpido me permite hacer un recorrido por estas sencillas montañas.



Sobresaliendo de la niebla el pico Hato y Peñaverada.


Inicio de la arista que desde collado Levanto se prolonga hasta pico Cerroso.

La pirámide de peña Verde.

Los Moros. A lo lejos, al igual que la vi desde Peñaverada, llamando la atención.


Desde peña Verde, al frente peña Blanca y al fondo los Jaidos.

Y el tramo de cuerda que aún he de caminar.


Cima del pico Cerroso.

Los Moros, la Rionda y pico Roscas.


La peña Cebedo, próxima a la cima donde me encuentro.
 
Al fondo el Espiguete. Toda la arista recorrida.

Para la vuelta opto por descender en busca de los restos de una antigua mina. Desde ella, por pista hasta Remolina.

Peñacorada y el Campriondo. Desde dónde se ascenderá esta cima?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada